miércoles, 15 de febrero de 2012

Desperdiciando




Ando sin andar, dicho sea de paso,
Desperdiciando mis pies caminando.
Vivo cada segundo, desflorando

Un corazón herido, sangrando sus latidos.
Sirvo de mirar cielos, azul, rojo o negro,
Regalándole mis ojos con cada pestañeo.
Válgase surtido de supiros ya,
Tras volver la vista adentro,
Y llenándole de desaire al viento.

Visto al tiempo hueco,
De segundos de provecho.
Vierto en agua mi vano aliento.
Desenvaino las fuerzas con que lidiar
En enfrentamiento,
Perdido de antemano,
ante un alma enamorada de recuerdos.

Cuerdo percibo el desuso del instante presente,
El que pierdo cuando cedo
Despistada y  atentamente
Mis dedos entre los versos,
Desperdiciando mis labios
Cuando solo se recitan por dentro.