jueves, 23 de junio de 2011

Víspera de San Juan



La noche se acerca,
me abraza y observa,
clava sus garras en mi piel
y me arranca el cuerpo
de un zarpazo.
Tras ver lo que queda dentro,
me estremezco,
sigue bien atenta,
no desvela su próximo movimiento.

Es Víspera de los grandes bacanales de la historia,
eso es cierto, mas hoy,
un jueves incierto,
casi viernes pleno,
pienso sincero en el domingo cercano,
casi mejor lunes,
día del trato ya cerrado.

Yo dejaría que me vieses
como esta noche me ve en este momento
(pleno, sincero, desde dentro)
con tal de personarme con mi cuerpo
como mero instrumento
ante tus ojos certeros.
Tambaleo con solo tu recuerdo.
Pálpito de estremecimiento.
Sumiso severo de tus encantos,
ya anhelo volver a vernos.

Esperaré, no hay más remedio.
Hidrataré mi ser por el momento,
esquivando los severos soles
que abordan día y noche
de lleno,
hasta tu regreso.