miércoles, 28 de diciembre de 2011

28

Es absurdo. No hay bromas.
No río y contengo el lloro.
No hay rabia. No grito
Y absorbo silencios
En bocanadas bajo cero.
No puedo.
No vivo. No muero.
Ni ganas de ambos.
Sostengo en el limbo
El equilibrio de lo cuerdo.
No quiero.
Mantengo el paso ligero,
Pocos se detuvieron.
Menos continúan ajenos.
Vi un gato llorar en mi regazo.
Para abandonarlo de nuevo
Al frío invierno.
Alguno miró de lejos.
Fue mi particular broma
En un veintiocho sin gracia.
De diciembre. De sueño.
No hay música en el metro.
Hoy es invierno.
Sin haber amanecido.
Al atardecer será otro
Otro inverno. Otro nuevo.
Otro momento.
Ya anocheciendo.
Danzaré en silencio
La melodía de estar atento.
A cada nota de violonchelo.
Aun mantengo el 28 en silencio.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Para un ser terrenal

Es una estrella,
Aun más duradera
un haz de ellas,
Es la luz que alumbra
el cielo de la ternura,
Una caricia a oscuras.
El suspiro antes de acostar,
no niega ser aire nunca,
tan vital y necesario al respirar,
para el otoño y la primavera
y las frías noches que acechan.
Necesario para extraerme
ahora este poema...


martes, 20 de diciembre de 2011

Libélulas de ensueño

Mientras tanto, lejos de lo lógico,
de cuando en cuando, recordando
Revolotean cerca seres mágicos
En cada estanque y abrevadero
Cristalinos que les dé sustento.
Festejan, ríen, en gozo pleno.
Bien atentos al danzar
de los caballitos del diablo,
Lindas libédulas de ensueño.
De mil colores translúcidos.
Pinceladas para los vientos,
Mecidos por suaves brisas.
Obvian inviernos helados,
Extasiados sirven otros cuerpos
Dulces frutos del placer
Veneran a dioses paganos
Son esclavos del disfrutar.
Poseen consciencias de lo ajeno
Se alimentan de lo correcto
Vierten a los incautos lujuriosos
Los brevajes para olvidarlo
Arruinando los sentimientos.
Vanalmente servidos
Yacen después incomprendidos
En el suelo las ropas,
esperan la vuelta a sus cuerpos.
Y yo: lo veo, envidio y desprecio.
No puedo conformarme con ello.
No me basta con verlo,
El revolotear de libédulas de ensueño.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Navideños deseos

Épocas de ilusión abordan nuestros días,
Añoranza de la infancia se cuela en mi tiempo,
Decora con bolas de sonrisas el árbol de mi cuerpo.
Se visten con luces de colores las cuidades atardecidas.

Sonrojas al vernos, ¿serás tú, seré yo, será culpa mía?
¿Será causa de los besos pendientes de entrega?
¿O porque se adorna con muérdagos nuestra cabeza?
Así que tras abrazarnos, bésemonos sin despedidas.

Felicítame con el duce de labios las noches de fiestas,
Regalaré a caricias mis presentes de reyes magos.
Festejemos con cava y susurros éste, y demás años,
Que vendrán más y mejores... si conmigo estás.


domingo, 20 de noviembre de 2011

Quién?

Quién llenará tus cabellos de caricias
Quién te lleva y acompaña al umbral cada noche sin perder la sonrisa?
Quién se queda incondicional en tu vida a cambio de dura melancolia, quién. Quién pretende usurpar un pedestal tangencial a infinito,
Pobre del corazón iluso...

Quién soy yo ahora, busco y rebusco, solo quedan ya gafas, papel y cuerda
Pueda o no pueda, quién podrá arrebatar o completar mi mera existencia muerta...

Seas quién seas, gracias...

lunes, 14 de noviembre de 2011

Sueño del amanecer

Quiero invitarte a más de un café,
Permíteme elaborar locuaz sonrisas
Reproducir muestras de felicidad,
Preparando besos para desayunar.

Fraguándonos en abrazo de edredón
Ser artesanos de caricias y miradas
Fojardores del calor esa sensación,
De herrar y saber que no es errar,
De ser fundidos en el mismo metal.

Mudarme al hueco que en tu regazo,
Sentada a sol, deseo, deseas.
Lo voy acristalardo y así degustar
El paisaje de tu piel morena,
Desde donde ver tus pies descalzos.

Sueño con ser alfarero de tus curvas
Barrendero de tus malos sueños,
Discreto calzador de los buenos.
Encontrando tu ombligo mis labios.

Decido destrozarme el pecho
Decorándolo a trazos de mi sangre
Bien por latirte fuerte a lo lejos,
O de cerca tras tus arañazos.

Solo saber que no es cierto,
Despierto al sombrío frío solo,
Solo soñar no basta, ya no quiero.
Mas que no quede nada,ya no quiero


lunes, 7 de noviembre de 2011

Nerudeando tardes de domingo

"Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni dónde
Te amo directamente sin problemas ni orgullo:
Así te amo, porque no sé amar de otra manera,
Sino así de este modo en que no soy ni eres,
Tan cerca que tu mano en mi pecho es mía,
Tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño."

Así como Pablo lo dijo, me siento hoy.
Adormeces mi descanso en tu recuerdo,
Calmas con calma y paz mi sosiego,
Deboras con hambre todas mis miradas con las tuyas,
Recortas mi silueta con caricias, evitando que huya,
Peinas a base de sonrisas cabellos, dibujas tirabuzones en nuestros besos.
Así surgen tardes de sí y no vernos,
De un basta con saberte y saborearlo,
Descifranos perfectos en nuestros adentros,
De cuánto en cuándo nos quedamos abrazados.
Tiernos, dulces, delicados nos quedamos.
Volvimos a dejar sin guías ni brújulas,
Grabando nuestros besos de película
Para aquellos que nos vieron pasear.
Porque el cariño es no necesitar más,
Porque a tu lado es fácil Nerudear
Porque sirve de tan poco esperar,
Yo, ya no lo hago amor, yo,
Simplemente soy yo,
Hasta que volvamos a ser dos.


martes, 25 de octubre de 2011

Octubre de llover




Ahora comienzan tal que aguas de abril al llover,
Las gotas de por fin, de un octubre en lunes,
Ahora que el otoño es de verdad, no apetece volver,
Volver a no dormir, pero vuelve a ocurrir, para variar.


Disfruto noctámbulo de su macerar mi techo de papel.
Vivo sin saber muy bien si debo sozollos o jocosidad.
Desconociendo el fluir del agua que no podré beber,
Hoy se resta a la lista de días para peder otra oportunidad.


Cuándo pintarán las alegrías de sombrear felices
Los lienzos de mi día, a falta de perlarlos a sonrisas,
De las tuyas y las mías, cohibidas por externos matices.


Permíteme coser tus miradas devoradoras con las mías,
Bordar las horas que nos conceda la vida con hilo de risas,
Que se firmen obras con melodías de nuestro encuentro.
Ponte el vestido de ser feliz al verme, cada noche de estreno.


Disuelve las luces áureas de no ser ni uno ni dos, al vernos.
Ser instantes a cientos, la noche, las estrellas, luceros.
Alumbremos ciudades a oscuras, seamos luciérnagas perdidas.


Brillemos los colores y las curvas que trazan tus cabellos,
Atrevidos, entre ellos vistiendo los labios a base de besos.
Allí quiero dormir, recogido por las caricias que tienes por manos,
Cubriendo mi nariz, mirando tras tus ojos, la lluvia del momento.

lunes, 24 de octubre de 2011

Zumo

Y ahora que ya sé distinguir
Los amargos colores del frutero,
Preparo zumos de arco iris
Con lluvia, se hace más llevadero.


jueves, 20 de octubre de 2011

A Ella debo mis sonrisas

Ella ocupó espacio visual, el mío, luego hurtó mi burbuja a causa del gentío, hueco de mi hueco, ella alumbró mi mañana con su sonrisa cargada de inocencia, ella. Ligeras perlas falsas ocupaban sus pequeños lóbulos, blancas como los dientes que asomaban al mirarme con brillantes por ojos. Se revolvía coqueta dándome la cara de sus rubios cabellos, perfectamente ondeados, jugando entre ellos, dibujandose trenzado en mis pensamientos. De nuevo terciaba un gesto de su precioso rostro hacia el mío. Miraba fijamente, y le devolví sus magníficas sonrisas a base de muecas intentando las mías. Quise ser como ella, admirable, espectacularmente llamativa, inocente y traviesa, quise y no. No repetiría mis años pasados e infancia de nuevo.

Llega su parada se baja, sin antes arrancarme con su manita un auricular y decía adiós con la otra, en brazos de su notoria orgullosa progenitora.

Gracias, hoy te debo mis sonrisas...


lunes, 17 de octubre de 2011

Hablando de quién soy

¿Cuánto tiempo dices que ha pasado?
¿Cuánto dices? Los días se cuentan con los dedos de una mano, los años superan las dos. Ambigüedad del tiempo, maldita línea ondulatoria que juega con los trazos de nuestras vidas, juguetea con ellos tal que fueran finos hilos entre los dedos de las Moiras, éstos soy.

¿Cuánto tiempo dices que ya no me sueñas? ¿Cuánto dices? Perdí la noción del tiempo, el recuerdo de verte en uno de mis sueños fue hace tiempo, ahora no sueño. Me superan las pesadillas. Te incluyes en todas ellas. Ellas soy.

¿Por qué dices que te atormentas? ¿Por qué dices? Por qué si ya no me nombras ni recuerdas, ni me ubicas ni me pierdes, ni huyes ni te quedas, ni te siento ni lo anhelo, ni te odio ni te quiero... puedes tener mil rostros y ninguno. Por qué si te idolatro, venero y dedico mis crisantelmos, por qué amor, por qué el dolor de la indiferencia es quién rompe el silencio de mi soledad a base de la impotencia, de rechinar, castañear y apretar dientes, no más buscar el seguirte y encontrar rehuirte...

¿Cuánto dices que me quieres? ¿Cuánto dices? Cuántos silencios me dedicas desde tu ambigüedad. Me odias, me amas cuando lo prefieres. Nicho de tu antojo que se cobra la renta de mi perder página a página la historia de vivir muerto, hueco, verbo irregular, por completo impersonal, incapaz de conjugar tiempos y plurales, eco de nunca pronunciarme, de siempre, de imperpetua palabra y nula definición: ése soy...¿y vos, que prejuzgas, y vos quién sois?


jueves, 13 de octubre de 2011

RESPIRO

Vivo en Madrid. Bueno, en Madrid no. En cualquier caso sí sé lo que es ir hasta la capital y recorrer de punta a punta sus entrañas. Sé lo que es el metro en hora punta. Lo que es no pasar frío en pleno invierno (cuando hay invierno y hay frio, no ésto). Percibo la temperatura irradiada por el resto a mi alrededor, concibo la angustia ajena mal camuflada, lo veo, miro, lo observo y sonrío. Sí, sonreir en dicho inhóspito paraje me recuerda mediante el vaivén suave del vagón lo que es agobio, lo que cruzar los límites humanos de la resitencia e instinto de supervivencia.

Una vez, no hace mucho, bucee a pulmón lo suficiente como para perder desde la superficie cristalina del mar sosegado, su fondo arenoso-¿a que no llegas al fondo?- dijo alguien mirando el lejano fondo. No sé siquiera a quién fueron dirigidas dichas palabras, pero como empujado por un resorte cogí aire y me sumergí.

Recuerdo las cinco o seis primeras brazadas de braza submarina: bien trazadas, fuertes y traccionando, sujetando el agua como bloques de cemento dispuestos a mis lados, avanzando cerca de 25 metros (ya que es la cantidad de brazadas q necesito para recorrer esa distancia en horizontal). No lo olvidaré: comienza el agobio, aun lejos el fondo, la presión comenzando a incordiar, mis pulmones aun contienen todo el aire, y decido soltar el conservado para ayudarme a fondear, me hundo, sigo braceando, una, dos y tres brazadas añadidas al esfuerzo lograron hacerme sentir aquella arena gélida y suave como piel de cadáver.

Mi cabeza tronaba, mis pulmones solicitaban aire, la vista generaba puntos de colores... comprendía la gravedad, mas no pude resistirme a tomar un puñado de aquella arena, un regalo, un tesoro, que demostrara mi logro (si lo lograba...); tomé todo el impulso que me fue posible, deslizando hasta que comenzaba a detenerme, momento en el que mi garganta amagaba tragar agua anhelando captar en mis pulmones el poco oxígeno aprovechable como branquias de pez.

Inicio el desesperado esfuerzo del braceo y pataleo enérgico, agónico, inútil, cuán enfermo terminal apunto de fallecer, apretando en una mano, el húmedo resquicio del fondo, mientras lentamente se escurría, como mi propia vida, entre los dedos.

Ya queda menos, no hay dolor, yo puedo, mismas palabras reiteradas en momentos anteriores de esfuerzo límite... Cegaba el sol mis completas nubladas pupilas cerca del relente que las distorsionaba, cuando comenzó a escurrirse desde mis fosas nasales el salitre, el agua, la muerte, hacia mi interior, me ahogaba, tan cerca, tan arriba, y lo sabía.

Antes de perder el conocimiento, regulgité de alguna manera todo lo que rozaba ya mis alveolos, vomité lo almacenado en mi estómago y oriné de manera incontenida. Logré insuflar porciones de aire a mi ser entre tosido y arcada, al tiempo que sostuve en alto, el puño cerrado.

Todos se acercaron con guasas y bromas sin lograr ocultar preocupación. Muerte, casi te alcanzo este verano, ya sé lo que son eternos instantes de agonía, sentí el frío hielo del infierno sosteniéndome los pies, pero necesita tirar a la cabeza de alguien un pedazo de tierra a cientos de metros de la orilla, hundida y olvidada; le di oportunidad de sonreir a la brisa suave de aquel día...

Ahora entre la gente, angostado, tomo aire inflando mis pulmones, balanceado por la marea de la multitud, al ritmo que se marca igual cada día, entre estación y estación, recordando aquellos súbitos instantes en que rocé la eternidad de no ser.

Respiro, veo, miro, observo con empatía al resto: RESPIRO.


lunes, 10 de octubre de 2011

Siendo uno más...



Hoy no busco, encuentro. Hoy no intento, concreto, logro y convezco. Hoy no miento, hoy. Hoy por hoy, me vierto a jarrazos en el canal vacío de los sueños, corriente que miente, no sabe llegar a la oceanía de cualquier mar, retornando a nuestro manantial inicial. De los que pierdo en el bolsillo de mi chaqueta de diario, espacio que relleno de mi ausencia, impidiendo guardar mis manos en éstos.

Hoy vi el son del gentío caminando desorientados, desperdigados, a la espera de un estímulo q lo meza, maleables, como sal en el mar, en una multitud.

Hoy desespero de no saberte cerca y darte el ramo de bonitas flores que arranqué antes, en el parque en el que ya hace que no me besas, de esos labios de sabor a fruta, a frambuesas.

Dónde irán a parar los versos de lo no importante, de perdernos nuestros mejores intantes, esos sencillos, rápidos, fugaces, de sabernos al lado y distantes. No olvides que tu nombre se escapa entre los dientes, de los que el metro de Madrid convirtió en cantantes, aquellos mismos escaparates que vas pintando con tus lindos ojos, alla donde tu mirada posaste, lindos pasajes dibujase.

Para aquellos sentimentales que, a pesar de ser hoy lunes, prefieren regalar sonrisas y miradas sosegantes a todos los rincones, hoy no hay más afán que ser inmensamente feliz, siendo uno más.

jueves, 6 de octubre de 2011

Solo el sueño me vence

Qué puedes decirme,
Si te hablo con silencios,
Si responden al imposible
De apartar miradas de tus luceros.

Qué puedo decirte si
Cada tres por cuatro son siete,
Siete las maravillas del mundo.
Y ahora en tu sonrisa las tienes.

Qué decirnos en jueves,
Nuevos planteamientos hierven.
Fogones de ilusión se encienden,
Tensiona impaciente...

Qué decirte hoy de ayer,
El pasado se olvidó tanto, tú, yo.
Mantener un poco más el suspense
Dejemos que el azar juegue.

El cansancio me puede,
Cerraré los ojos y la mente
Quedo cerca del cielo celeste
Viendo como saberte bien, me mece...


Neruda

Deja que tus caderas inpongan en el agua
Una nueva medida de cisne o de nenúfar,
Y navegue tu estatua por cristal eterno.

Te amo sin saber cómo, ni cuándo, ni dónde
Te amo directamente sin problemas ni orgullo:
Así te amo, porque no sé amar de otra manera,
Sino así de este modo en que no soy ni eres,
Tan cerca que tu mano en mi pecho es mía,
Tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.


Soneto XX 

lunes, 3 de octubre de 2011

Sin conocerte, estás




En búsqueda perdida de tu nombre,
Voy vagando en trenes de amor.
Vil de mí, viajo sin pagar peaje,
Perdido, de estación en estación.

El poner a tus ojos un nuevo color
Un rostro y sonrisa, mi anhelo.
Descubrir un nuevo perfume a flor,
Capaz de dar sentido al viento.

Ver qué tono tendrá ahora tu voz.
Saberte digna de palabras y osadías
De describir el extraño frío y calor
De abrazarnos, sin conocerlo todavia.

Ser sencillo en los versos cotidianos
De acariciar tu carita angelical,
De pintar en rojo carmín labios,
Al cruzarse tu boca con la mía.

Perderme y encontrarme en suspiros,
Los tuyos, mi aire para respirar.
Verte los almendros florecidos,
Tatuados en ti a partir de mi rimar.

Ser antojo del papel y pluma,
Danzar juntos, al mismo compás,
Desnudarnos en plena lucha
Libar en sueños de bienestar.

Ganar la nueva capacidad de sonreir
Aun más, mas cuando ya no estás,
Empezar a prender al vernos pasar,
Y alumbrar la oscuridad de ciudad.

Lanzar este soneto al bravío mar,
Verlo despedirse hacia su final
Y zambullirnos sin pensar, detrás.
Si nos unimos a su sin flotar,
toma mi mano, me tendrás...

viernes, 30 de septiembre de 2011

Bienvenido seas viernes, bien.

Hoy es viernes. Hoy comienza el engaño de creerme libre. No por trabajo, mas por el hecho de ser esclavo de ocupación completa de mi tiempo para no pensarlo. Siento que soy un queso de delicioso sabor pero con los suficientes agujeros, para perder los segundos que me quedan de felicidad. Soy el trecho intermedio de cada destino. Soy la inflexión promedio de la oportunidad. Siempre logro estar en la dirección de la luz serena, viéndola venir, sempiterna, desde mi penumbra.
Podría tender a la conformidad: no hay sol, está nublado, sin frio pero sin calor, brisa constante sin aroma a sal, no llueve, pero el cielo logra sembrar las dudas del que sabe. No sé bien aprovecharlo, soy inconformismo, siempre anhelo, en discreta tendencia a la ilusión.
Bienvenido seas viernes, bien. Mi pensar se esconderá hasta el próximo lunes, se ocupará de sujetar entre mis orejas la sonrisa incesante, ambigua, mueca incompleta de felicidad, procurando no dividir mi alma de mi cuerpo inerte.
Buscaré mis lunes o miércoles de plenitud entre mil quehaceres.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Have a nice day!

I'll going to Have a nice day,
Charm morning, I let my home,
Sweetly im put me in on,
Here we have a gretting sun.
The world is mine, is own.

Seriously people be
They are seen everywhere,
How looking for, where
To find nothing
In the floors.

Maybe they hadn't seen my sky
Wonderful and amaizing.
I go to be happy with anything
For me, for you, by be alive

Only i'm going to paint
sonrises, a present to everybody
May you're meetting with me,
Let to come beside mi face.

Take my hand
one more time,
make me staying
In the heaven again,
Together, quite anymore,
Everytime, all places,
Nothing more
Than me and you,
To our love.

(Imagen por cortesía de Sol)


miércoles, 28 de septiembre de 2011

El lugar donde habito

En senderos de suelos asfaltados
De esos negros, en praderas grises,
Donde hierba y flores
No se distinguen del suelo acerado.
Donde los vidrios pelean los reflejos,
Más imposibles que los azules
en los ahumados cielos
De tantas ciudades insostenibles.
Buses, coches y metros,
Son sus inservibles insectos;
Suelos agujereados,
Impiden el buceo
De lombrices invisibles.
Lejano, lejanísimo, el navegar
Del viento de las estepas
Que dibujaba Lorca en sus poesias,
Así quedan, lirios y azucenas,
Matizadas ahora en mis poemas
Vestidas de fluorescentes
Luces de neones nocturnas.
Infelices rapaces deambulan
Cada noche a su caceria.
Siempre absortos, cegados,
Maleables a vanales melodías.
No queda alta hierba y campo
Que dejara a caracol y hormigas
Sin la luz de estrellas.
Mas, pobres de ellos, obtendrían
atardeceres faroladas,
Soles de noche y dia.
Perdimos las musas y sirenas,
En ebooks y telefonía.
Abandonamos a Quijotes y Sanchos,
Adelantamos con melancolía,
El pasar página de libros.
Trazo mil salmos, yo mismo,
El la pantalla del progreso,
Sazonando lágrima a lágrima,
Los mares en los que habito.
((En recuerdo a cada lloro producto de libros prestados antes de degustarlos))

martes, 27 de septiembre de 2011

Quiero morir como poeta

Quiero morir como poeta,
Garrotazos y golpes
Obtener muerte y justicia,
Por cada mujer
A la que no supe tratar y querer.

Merezco el reducto castigo
De la melancolía
Perpetua en vida, y martirio
De infiernos, de ira.

Vivir mucho tiempo, y no ser digno
De tu compañía.
Sobrevivir al dolor y sufir ajeno
En batallas perdidas.

Ser pintor de matices híbridos,
De felices sonrisas
Y colores grises de haber cedido
A tu desdicha.


Mendigo abrazos ofrecezco versos

Si encontrara el poder en las palabras,
escribiría versos con los que suplicar
recitando en estaciones de metro antiguas.
Alzaría la voz con energía,
a lo ajeno brindaría, a voz sencilla,
simples versos que calaran,
Al igual que una lluvia calmada.
¿Sonreería?
Me vería siendo uno más de los que ahora me mendigan.
Día tras día, aminoran las tristes y ajenas dichas.
Tristes mentes sus pesares mitiguan.
Mas, no la mía.
Saber su dantesca desgracia
no recupera mi bienestar.
No necesito más de lo que con el camino que elijo,
cargado de bonitos días me da.
Pero la melancolía sólo se tiende a marchar
con un espontáneo abrazo
que rompa la constacia de diario.
¿Serás tú quién hoy me dé uno?
Vuélvelo a intentar...

lunes, 26 de septiembre de 2011

En el andén de olvidar...







Camino en la estación
hasta el final de mi andén.
Trazo con discreta o nula precisión
 el surco de mi indiferencia.
Otro tren viene y se va.
Lejanos recuerdos tuercen
el surco vano de la dicha:
¿Dónde habrán quedado ya
los se marcharon,
los que huyeron,
se escondieron,
los que sí y no supieron,
los que en mi andén
me olvidaron o
conscientemente me aparcaron?
Se llena la estación,
Pero nadie al final llega.
¿Qué fue de las noches
de telescopios
y estrelladas sonrisas?
¿Dónde se encuentran
las miradas matutinas
que duraban hasta mediodía?
Y otro tren para:
suben, bajan
y de nuevo quedo
pendiente en mi riconcito...
No tengo ya prisa,
el reloj, es el único
que me recuerda y no avisa...
Se escucha la megafonía,
El siguiente no se detiene.
El anochecer augura
Otro nuevo día.
Pero no cedo a la esperanza,
ya madrugué otras jornadas,
y vi que no me esperan luces
o rayos que iluminan.
Tren con letrero que dice:
Próximo destino, fin de línea.
Amanezco siempre antes que el sol.
Y las estrellas se vuelven
Enamoradas de la noche.
al menos la espalda les luce...
Desisto de mi empeño.
Todos los andenes completos.
Nadie se mira,
yo les observo a todos
Todos serios, todos huecos.
Nadie queda cerca.
No hay hoy trenes que coger.
No voy a envidiar.
No puedo criticar.
Ellos supieron escuchar
cada consejo.
Y ahora no están
En los andénes
De melancolear,
De escribir,
De trites melodías,
De pedir por no llorar.
De seguir esperando
Trenes que no pararán.
Hoy escribo y compongo,
para cuando sepa tocar...

jueves, 22 de septiembre de 2011

Estado civil


Es curioso, nunca estoy solo, siempre estoy con nadie.

Basta de ganar

Regala el momento que me das,
Pon en venta mis sabores otra vez.
Envaina mis armas para amar
Dones y virtudes puestos en alquiler.

Quédate las amarguras, las penas,
Apóyalas en la esquina de perder.
Dosifica tu seseo de vil culebra.
Brinda tu veneno a otro rehén.

Mantente firme sin coger riendas,
Pierde de los estribos tus pies,
Galopa sin control ni conciencia.
Disfruta del viento y cae después.

A los que no vendrán, tus heridas
No importarán, no te van a socorrer.
Tu dolida alma vaga sin contienda
Sangra, llora, sola, solo sigue.

Destruye los momentos de sonrisa,
Quema los recuerdos del querer,
Abraza segundos de mi no estar,
Besa la amargura que desprenden.

Ya no sé luchar, ya quedé bien atrás.
Cambian los tonos de mi piel,
Empieza a arder en fatuas llamas,
No más fuego en lágrimas de pez.

Y nada es ya bondad o maldad,
Odio y amor, luchar y perder,
O ignorarme una vez más. Ya
Está bien de no ganar, ¿y perder?

Basta de competir, vencer, vitorear,
Los nombres de quiénes no amé.
Harta de no saberme en los demás
Aquel que te quiso sin querer.

Dudo que tenerte sea triunfar
Quiero perder de una vez.


lunes, 19 de septiembre de 2011

Rufián Rodriguez

Aun releo tu libro. Disfruto al igual que al principio, como un niño.

" Volar es nuestro anhelo,
Caer nuestro triunfo "

" Y siguen ilusos, doblando esquinas,
Porque el laberinto jamás perdona "

Gracias.
Published with Blogger-droid v1.7.4

viernes, 16 de septiembre de 2011

Vito. (No hay fotos para esta entrada)

Solo veía su carita
de cuando niños eramos.
Siempre se reía.

Son nuestros recuerdos,
Nuestras vidas,
nuestros momentos.


Se escapó una fría tarde de enero,
Sin decidir ni a dónde iba.
A suspiros y sollozos abrazado por completo,
A falta de abrigo y arropo, un buen día.

Se marchó, sólo, a buen paso.
Harto de luchar contra injusticias,
Harto de más de lo mismo,
Harto de pelear contra mentiras,

Vito fue, sin irse lejos, decidido.

Se dejó sentada una vida,
Sobre la mesa del comedor
Cantando su canción, le esperaría.
Ahí sigue, tristes saetas entonando.

Hoy me dije que le recordaría,
Siempre, cada invierno,
Me quedo todas sus sonrisas:
Es mi regalo de reyes magos.

(Lloré, cabrón, lloré,
lloré lágrimas de amargura
perdidas en la nieve,
Lejos de donde estabas.
Todos contigo y yo, perdido,
A la intemperie, literal.)
Published with Blogger-droid v1.7.4

jueves, 15 de septiembre de 2011

Una vez más

Y decías que ponía caras raras de vez en cuando,
Odiabas mi careta de anormal.
Ahora quiero recordarte
Que ésta era del color de tu antifaz.
No vengo a discutir una vez más,
Una vez más me vuelve a dar igual.
Tengo en mi piel tatuado por siempre
Mi cartel de se alquila o vende:
Calor, abrazos y cariño de manera exponencial.
No faltarán quienes puedan ofrecer
Otra vez ron, tabaco y amistad.
Para ellos no colgué
El muñeco de inocente
Que todos ven en mis pies,
Mientras caminan por doquier.
No voy a suplicar,
Nunca se me ha dado demasiado bien...
No lo habías entendido, otra vez.
Volví a confiar y
Lo estaba empezando a creer, otra vez.
Published with Blogger-droid v1.7.4

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Higos y brevas de esperar...


Ahora que disfruto de los últimos melocotones de temporada,
Tus ojos ansían volverme a desnudar.
Terminaron las brevas y los higos de calurosas y apacibles mañanas veraniegas,
Darán paso a los mimos tiernos de ser dos, ni uno menos,ni uno más.
Solo queda esperar a podar la higuera y esperar...
Esperar, a que los grajos dejen de cantar.
Podemos empezar a recoger zarzamoras,
Y degustarlas en los labios, el uno del otro.
Para resarcirnos y desantojar la demora la uva, manzana y naranja.
Tiempo nos queda para repetir, volverlo a intentar.
Comeremos fruta cada día, no nos faltará,
Habrá tanta como palabras para conversar,
mas no resarcirá el anhelo de fresas de primavera,
Primaveras de estar y no estar,
De esas que ya nos volverán a cansar....
Published with Blogger-droid v1.7.4

Otoño

Las copas de los árboles se agitan temblorosas.
Calzan de amarillo el susurro de viento con sus hojas.
Otoñal se despide la mañana y verano.
Tristes cipreses lloran sauceantes a la espera del aguacero, que no llega...
Aun balancea en mi silla el recuerdo, le sonrio y dedico melancolias a las teclas.
Published with Blogger-droid v1.7.4

martes, 13 de septiembre de 2011

A Bolo




Mil vesos por tus Bersos...

"Le di un corazón.
Me devolvió tres melocotones."

aun el primer bocado.
Published with Blogger-droid v1.7.4

sábado, 3 de septiembre de 2011

miércoles, 17 de agosto de 2011

Un vano alquimista de sueños

No soy más que un trozo de tierra, seca, inerte, arisca, muerta.
No tengo más q aire en mis bolsillos, futuro, pulmones y en las manos.
No vivo más que en, para, con y por el agua, sin él, nosoy nada.
Tengo en llamas el alma, corazón y mente cada vez que me nombras.

Y sin embargo me siento inventor de la alquimia, con solo sentir tu voz, conjugando estos básicos elementos entre tus dedos, formando abrazos capaces de abarcar el universo, nuestro, inmenso...

Aun te echo de menos.
Published with Blogger-droid v1.7.4

miércoles, 10 de agosto de 2011

Tus besos, tus despedidas

Ojalá cada despedida supiera a tus besos y cada uno de tus besos a despedidas como ésta.

Te echaré de menos.
Published with Blogger-droid v1.7.4

domingo, 31 de julio de 2011

Hoy me infiltro entre poetas



Si el poema se torciera prosa,
¿dejaría de ser poesía o poema?
Perdería su rítmico dibujo,
su trazo sonoro de versar.

Torcería el sentido de la lectura
y las miradas tornadas que lo leerían.
No sé de amor, de mar, de locuras...
ni relato las curvas de la vida.

Pues disculpen mi presencia,
Mi personarme aquí y ahora, mi osadía
No soy poeta de bonitas rimas,
ni de versos, ni poesía mira que linda.

No sé volar, ni apenas andar,
no soy agua, ni sol, ni tierra.
No sé ser modesto, siquiera
Y no voy a excusarme, 

Sin ser poeta, 
sí sé que es amor y tristeza, 
soledad y comparsa
y lo poco que nos queda,
un puñado de recuerdos,
otro de olvidos y penas.


jueves, 28 de julio de 2011

Déjame arroparte mar



En momentos tristes, uno se ampara en lindas y antiguas leyendas para refugiar sus banales historias vulgares... No es lo mismo, lo tuyo que lo mío, es verdad, pero se acerca... No somos tan sencillos, ni tan complejos, nos movemos motivados por mismos impulsos, y por desgracia éstos se trasmiten de unos a otros como relámpagos por el aire.

En esos negros momentos de melancólicos contentos recuerdos, lanzo reclamos de sirenas a lo ajeno. Busco refugio en los abrazos de extraños y evitar la soledad... Más por mucho que logre correr, nadar y, algún día volar, a este paso, siempre me alcanza. Hoy el teléfono no para de sonar, serán las sirenas de mis leyendas, quizá de mis sueños, más sin descolgar ya las escucho... Preveo, precedo su melodía con mi imaginación y dibujo sus palabras en mi mente, si descuelgo, tristemente compruebo que no me equivocaba.

No quiero llenarme de aire sencillo y normal, mis pulmones quieren más... Quiero encharcarlos de respirar la ilusión de tenerla a ella cerca... A aquella sirena peculiar, de dos 2 ojos, 2 lenguas y 2 colas. Me torció la vista cuando naúfrago de amor en el mar de la austeridad mientras miraba con ojos avizores la gota de la esperanza de agua de mar salada en su piel escamada. Jugueteaba a resbalar por curvas que me retorcían en mi bote de ser uno más... Quizá por eso, por no soportarlo más, me tiré a nadar, y ella como vio que me podía acercar, jugó a vacilar, primero se zambulló y se acercó a rozar mi piel, mis labios y mi ser, para ver qué reacción producía, y ahora me hace nadar y nadar, ella siempre va 2 brazadas por delante y juega a querer que sean 3 mientras me niego a no buscar que sea 1 nada más...

No te marches, y no me marcharé. No buscaré destinos después de saberme tacto en tu piel, saberme gusto en tus labios, y susurros en tu oído de escuchar las melodías que acompañan ahora mismo a estos versos. No, no prometo más que no venderme antes de que te cuelgues la medalla de quererme y el dolor de saber qué es el no perder ni sufrir en el pedestal que tallaré el nombre de cada uno de mis dedos por ser los que te acaricien hasta dormirte cada noche, día, mes y año...

Déjame arroparte mar cada noche y te vista con sonrisas al verte amanecer...

miércoles, 27 de julio de 2011

Interprentación de un "Ya"



Hoy dijeron que los polos se acaban, que no quedará nada en apenas 30 años... No se si entristecerme o alegrarme. Hoy dijeron que la música está ennegrecida, será cosa de la ausencia de Amy, y te acuerdas hoy de Michael, Kurt o Mercury, donde no podré olvidar cada una de sus Baladas.

Hoy no sentí tan cerca a la soledad. Hoy no dejó de ser un simple día más. Hoy no escribiré poemas al mar,  a ti o mi llorar.Hoy puede ser que exista un mañana: Y si, y si, y si, basta de soñar palabras. Basta de hoys, de ayeres y de mañanas; vale ya de torcer el control de nuestras calmas, dejemos de tumbar nuestras realidades.

No dejo de perpetrar los minutos que me dejas.
No permito que me dejes de mirar
No quiero que escapes a mi exhausto aullar
No soy quién tú no quieres imaginar.

Dejemos de una vez de jugar, probemos
Dejemos de tanteos cobardes y lancemos
tu ropa y la mía, al ventilador, desnudémonos.
Y después, improvisar hasta perder el aliento.

No pediré. No pedirás, pues.
Y para ti, sólo torceré una esquina más,
por si tú la vienes a enderezar.
No reiteraré mi escasez,
ahí te cedo el compás de dibujar
los cuadrados de mi alma
y vos, puedes decidir
donde clavar su aguja y hacerme sangrar.

Hoy no dejó de ser un día más ayer.

martes, 12 de julio de 2011

Noche

Se alzó dominante la noche hace horas, decido que se acerca el instante de apagar mi tenue luz de vida, arrecostando mi endeble carcasa sobre mi calma y comienza el habitual ritual de madrugada. Yo, no duermo, vendo mis últimos suspiros nocturnos al mejor postor. Se alza la maza y comienza la subasta... pasan las inútiles horas, y vuelco mi cuerpo al costado mas odiado, buscando el atisbo de sueño, que no cansancio tan ansiado. Sin premio y con el no diferente castigo de ser insomne, acaba mi legado con las pujas a cero.

No pienso, no cuento ovejas, nubes, cabras ni cuentos a mi alma, es una insatisfecha, una guerrera, y mantenerse expectante le asola, destruye y abruma... Marca mis horas, minutos y segundos con sangre en insaciable reloj deborando todo el tiempo: tic tac, tic tac, tic tac. Con cierta ironia rememoro los instantes en el agua peleando por dejar en la orilla, tras cada brazada, patada y submarina esos segundos perdidos en vida... tarde o temprano desembocas en una nueva orilla, volviendo a revivir las pesadilas, abiertas de nuevo las heridas y, de no ser así, uno se ha de relajar, ya que sabrá bien de qué es el lecho marino al posar en él sus inertes huesos...
Dormir, un deber y privilegio.
Descansar, una necesidad, un desprecio.
Relajarse, perderse y encontrarse
En cualquiera de los casos, soy urbano vagabundo en busca de limosnas de todos ellos... mientras tanto, seguiré buscando compañero de sueños en cada ventana del barrio, en cada cama de almas solitarias, abrazaros a la almohada, estrujarla, para que no pueda nunca mas usarla ni tristeza, ni soledad ni la melancolía que hasta que duerma, hoy nos acompañan.
Published with Blogger-droid v1.7.2

jueves, 23 de junio de 2011

Víspera de San Juan



La noche se acerca,
me abraza y observa,
clava sus garras en mi piel
y me arranca el cuerpo
de un zarpazo.
Tras ver lo que queda dentro,
me estremezco,
sigue bien atenta,
no desvela su próximo movimiento.

Es Víspera de los grandes bacanales de la historia,
eso es cierto, mas hoy,
un jueves incierto,
casi viernes pleno,
pienso sincero en el domingo cercano,
casi mejor lunes,
día del trato ya cerrado.

Yo dejaría que me vieses
como esta noche me ve en este momento
(pleno, sincero, desde dentro)
con tal de personarme con mi cuerpo
como mero instrumento
ante tus ojos certeros.
Tambaleo con solo tu recuerdo.
Pálpito de estremecimiento.
Sumiso severo de tus encantos,
ya anhelo volver a vernos.

Esperaré, no hay más remedio.
Hidrataré mi ser por el momento,
esquivando los severos soles
que abordan día y noche
de lleno,
hasta tu regreso.

Las Princesas de mis cuentos



Tristes melancólicas sonrisas nos quedan, a cada una de ellas, como a mí, como a vos, tras los harapos rasgados que les dejaron por vestiduras a sus corazones. Como reinas de naipes que quedaron bocabajo camufladas entre Jotas, Sietes y Doses sobre la mesa del jugar a crear torres que las sostenía en lo más alto, como princesas Disney que esperaban a que tras el beso final todo fuera bonito, se quedaron sentadas a llorar las penas de un príncipe rana, o un príncipe que no era príncipe o que se convertía de nuevo en la bestia animal, que no vendría más, o bien, la simpleza de una indiferencia inmunda que generan en el héroe que las rescató, o rescataría del abismo que les atrapaba. Maldito el día dirán, maldita mentira, maldita traición, maldita... MALDITO.

Todas ellas fueron princesas en mis brazos saltando al vacío con la confianza plena de haberles entendido... No todos los que van de azul serán siempre príncipes, ni con coronas se coronan reyes y reinas... Por ellas reciben el premio de sostenerse en el pedestal que se merecen... No pudo ser peor para sentirse alegres que luego simplemente, todo se lo lleven...

Y qué es lo que lo que yo puedo hacer. No queda más que el recodo de haber sido un amante entregado, un poeta con pluma de oro en una mano y el amor en la otra, como inspiración, no necesitaba más para ser feliz. El frío y el calor, entremezclados, se lo arrebataron, para pintar lienzos en el cielo, en el suelo, en todos lados, para que mirar donde mirara descubriera que nada soy yo así, sin vos...

Ahora sé bien que se acerca el verano de los tristes acontecimientos de nuevo, se acerca para no volver más. Llegará tardío, tras fríos y aguas, avanzará con la ilusión de cada año y rebosará el vaso de la locura en su mediodía, allá donde las aguas cálidas de mares u océanos serán cálidas, Vendrán sus olas y corrientes para abrazar cada una de mis brazadas hasta perderme lo suficiente... Podré decir adiós a cada una de mis princesas cuán espíritu vacío de sensatez pueda sentir, mas esta vez no vendrán sus manos, ni su piel, a rescatarme otra vez, por fin, yaceré en la arena del desierto del que no podré retroceder, porque este es él, este soy yo, estas son las princesas a las que no les dejé ser protagonistas de mis cuentos...

Lo siento.

lunes, 13 de junio de 2011

Una vez...


Una vez estuve a punto de cometer una estupidez:

"Dónde habría puesto la pistola que con tanto esfuerzo conseguí, donde... Creía fielmente que se encontraría en el segundo cajón de la coqueta, entre a los recuerdos de vidas pasadas y la lista no escrita de cosas que me hubiera gustado hacer... Qué más darían ya ambas cosas. Por más que rebuscaba en el cajón, revolvía y revolvía dentro me dediqué a pensar en aquellos que ya no están, lo que dejaron, los que sí querían pero no les dejaron, no se dejaron o no estaban sencillamente. Deambulaban mis dedos entre las cosas que tenía, una china de un peta que no me fumé nunca, 10 tapones de los tequilas que no me bebí porque no tomaba alcohol, la caja de condones sin usar, porque, obviamente ni los usaba ni los usaría ya... Recordé a aquellos otros parias que como yo, buscaron su pistola, cuerda o cuchilla, y que sí encontraron... ¿y si no encuentro yo la mía, qué iba a hacer?


En ese momento me percaté que mi mano izquierda llevaba un rato tanteando el frío metal del cañón del arma sin darme apenas cuenta, la levanté (no recordaba que pesara tanto, la verdad) y mientras la deslizaba juguetonamente hacia mi sien volví a recordar a aquellos que encontraron el valor para tensar la cuerda, hundir la hoja o apretar el gatillo... Saqué todas mis fuerzas y tras unos minutos conteniendo la respiración, arrojé el arma al cajón de nuevo, otra vez, y envidié a mis semejantes con semejantes propósitos... a todos aquellos que sí lo lograron, que encontraron el valor, y les envidié...


Podéis dormir todos tranquilos: NUNCA, repito, nunca tuve ni tendré sus mismos huevos."

miércoles, 13 de abril de 2011

Poeta de pésimos poemas




He de reconocerlo, no soy más que mendrugos de pan repartidos en aceras de grises calles muertas de la ciudad del poema. Sin duda faltan más que años de experiencia y sabiduría, no soy diestro en palabrería, metáfora, anáfora de toda mi escritura. Brindo perdidas letras vomitadas en partituras, sin poemas, sin claves ni corcheas, no soy diáfano de la métrica ni del encanto de un versar constantemente rimado. Por ello recalco cuando te digo que soy poeta de pésimos poemas que no pretendas no creerme, porque entonces tampoco habrás creído en mis enseñanzas. No lucro mi ser con lo que regalan mis labios o mis manos al mezclarlas con mi alma. No es esencia de crecerme y recitar con deseos furtivos de hurto en bares y recitales, escribo para aquellos que realmente se lo han ganado, son el premio a la inocencia, a la honradez, como la vuestra...

Por ello reitero el lamento de no poder brindarte más que mi pésimos poemas, decorados con mi esencia y mis manos vacías, llenas de ganas de abrazarte, completo y entero en tu compañía... Gracias.


lunes, 11 de abril de 2011

Putos Payasos del Destino



Me tocó sufriros de nuevo, los retorcidos payasos del destino asomaron desde el arcón de los olvidos, recóndito y perdido en el extremo opuesto de mi cuarto. Los quería yo esquivos a mi rauda felicidad matutina y truncada por las vespertinas viperinas bocas que acechaban a la mía. ¿No serás feliz? Me susurraban y para no plantarles cara, hice caso omiso. De mucho no me sirvo, ni yo, ni tú, ni lo que otros pudieran decirle ya a mis oídos. Qué hiciste por mí, que les dejas revolotearme el rostro con sus bromas y carcajadas jocosas, pintadas en tristes falsos rostros de maldades insufribles, de caminares torcidos con rojos zapatos huecos de pisar los adoquines de los despropósitos maldichos.

No os riáis de mí, payasos. Qué insulto más vano, mas no es por prevenir, nunca fui bueno en las reyertas de lo hablado. Ahora bien, aquellos que saben donde acecharme, desde donde darme, donde han encontrado el enclave de mi débil debilidad, no me pidáis un duro asalto, os habéis equivocado de contrincante, no me basto. No soy diestro con estoque, espada, puños o dardos, no, no soy duro para defenderme, solo pongo mi otro costado, ya que tengo el izquierdo apuñalado con ensaño, que dejó de sangrar hace más bien un par de días escasos. Comiencen por el diestro si no es mucho rogarles, cuando no quede donde seguir hundiendo lanzas, picas o puñales, pruebe de frente, si con suerte, los malditos payasos de afiladas uñas y dientes le han dejado algo...

No voy a rendirme a los demás, no voy a pelear por razones de palabras que se perderán en olvidos y trasiegos en un par de amaneceres, no voy a derrotarme, porque ya me derrotaron. Cada vez que gano una batalla, tres duras guerras perdidas le preceden. ES MI SUERTE, si es que queda algo de ésta por alguna parte.

viernes, 8 de abril de 2011

Imaginaba que...



iba a dormirme y verte entrar me ha despertado, conste...
uhm, uno acá relajado, te ve llegar, se le disparan las pulsaciones, recorre por su piel un sudor helado, tuerce en sonrisa estúpida su faz y pierde el contacto con la parte más lejana de sus pies, humedezco mis labios, no me lo creo, mi respiración se agita, me pongo nervioso y un escalofrío me recorre por completo, todo esto es cierto, un cielo cerca del suelo,
 un sueño cuando camino despierto, un minuto de exaltación de mis sentidos
un todo en un momento, un tú, que eres ilusión, alegría e inspiración para el que relata estos versos, ahí llegaron dos ojitos tiernos, entre preciosos tirabuzones de cabellos sueltos, que dibujan lindas cenefas y constelaciones bifurcándose entre las sombras que proyectan sobre tu rosado rostro, bajo la atenta mirada de la espera de que llegue mañana, y eso que hoy ya no esperaba, al encuentro de tus abrazos y tu compañía, siempre anhelada, me dirigiría...
imagina que pudiera darte una mínima parte de ésto cada vez que tuviera un instante, un momento a tu lado, y susurrado directamente de mis adentros a tus oídos, observando con detalle y cuidado el contorno de tus labios dibujando suspiros enamorados.

Imagina, pues de momento, todo esto se queda en mi pensamiento…

lunes, 4 de abril de 2011

HASTA SIEMPRE ZUÑI

Como me jode no haberte conocido en persona...

Amordazando los viernes...


Si Pena pide permiso a la puerta del alma, bríndale la más cortés de tus disculpas, se político y correcto en tus formas, procura procurar con decoro y sin delito, la riela de la entrada y salida, para que se vaya por donde venía. No te fíes de ella, ni de su falsa sonrisa, no es ni la mitad de dura que la ilusión que pensabas poseer con absoluta energía, ella pretende pintar con afilados cuchillos sobre piel de corderos vivos que no les hará de padecer sin motivo...

Hace tiempo que los recuerdos se fueron cogidos de la mano con tus buenos momentos. Hace tiempo que las mentiras se fueron tras de ellos, buscando un hueco entre las palmas que la acogieron, hace tiempo, ya tanto tiempo...


No somos más que pedacitos de tiempo entrelazándose en una trenza de infinito grosor, y sin un material conciso de composición, por ello, dedicaré darte cada tiempo que no tengo en los segundos que otros se quedaron por limosnas de lo que soy. Ahora bien, no pidas más que no, no poder es un no por que no pueda ni puede que no pueda...

En tiempos oscuros, las miradas claras son con ojos cerrados cargados de pesares.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Hambre de daño



Ojo a lo que escribo,
hoy no te va a gustar:
Traté de advertirlo,
mas no detendré el verso
mientras recito.

No hablo, no pronuncio, no grito.
No vengas tras de mí,
hoy no soy más que un negro halo
puedo morder, dañar, herir
el suelo arde tras mi rastro.

Hay momentos en los que no te acerques
estoy hecho para arrasarlo,
-¿el qué?-, no preguntes,
en mis huellas arde el suelo.
Emano odio por cada poro.

Soy ácido derritiendo lo que toco,
mis palabras, mis sonetos,
están creados para acechar malévolo,
a imprudentes, insensatos,

Mi voz es idónea para atraparlos
sólo desprende hedor a veneno
cuando se encuentran a mi lado...

Expiran Siendo simple pasto
del hambre, del dolor
son agua y alimento
para el monstruo

que en mi interior albergo.

martes, 22 de marzo de 2011

Astenia Primaveral

Porque no todo son flores en primavera...

¿Y si vivo perdido,
lejos de conversaciones extensas,
absorbido por las behemencias
de prosas sin sentido?

Me alegraré en alma y cuerpo
(primero siempre
lo que va por dentro)
del hecho de entregarme
 a los versos,
de regalarte en tus besos,
los poemas que no escribiré,
porque son para ti,
y no para el resto.

Dulces sueños, para aquellos que no sufren de astenia primaveral...

lunes, 21 de marzo de 2011

YA ES PRIMAVERA


Hoy, en un nublado día soleado,
vi caer tal que hojas amarillas
en otoños lluviosos ya pasados,
Pétalos de neófitas orquídeas.
Diminutas corcheas blanquecinas
Dulces y tiernas, se desprenden
cuan diente de león mecido por la brisa,
interpretando leves partituras.
Se amparan en el viento, seducen,
hechizan a los escasos paseantes,
y éstos, responden
con alegres mustias indiferencias
de impasibles e inaccesibles sonrisas.
Hoy comí primavera en mis rodillas,
senté el sosiego y la empatía en cada una,
murmuré en sus oídos mis mejores premisas
recite bajito versos de improviso,
los regalé, con delicadeza,
busqué entonar con melodía,
en mi soledad del banco del mismo parque,
mustio y simple de mediodía,
conversando ausencias,
mientras mi bocata espera
en el banco arrecostado
a que termine este poema,
acaricio con mi rostro
los pétalos de seda
es placentero, reconforta
obviando nubes, sol y letanía;
ahí los dejé, abandonados
tras regalar mi hora de descanso
a la despedida de las flores
que cedieron sus primeros pétalos
al entrapado poeta hambriento
de bocata, de primavera y reversos
en el día mundial de la poesía.

domingo, 20 de marzo de 2011

Hoy me pierdo

Hoy me pierdo,

tuerzo, giro,
voy y vengo, 
marcho, regreso,
enderezo y doblo,
miro y evito,
observo ciego,
olvido y recuerdo,
pienso y repienso,
me fustigo, hostigo, castigo,
perdono y disculpo,
bebo y bebo,
sediento quedo,
verseo, reverseo,
perverseo y palabreo,
para verlo: lo leo y releo,
mas no percibo un atisbo de sosiego...

Hoy me pierdo...

lunes, 14 de marzo de 2011

Probando a no dormir otra noche más...


Si deseo improvisar, componer, escribir, no necesito más que tu recuerdo. Colocar en orden correcto palabras formando con cuidado estos sencillos versos. Si bien, una vez leídos, resultara difícil verlos, puedes desear escucharlos directamente de mis labios para apagarlos con tus deliciosos besos. Haz de mí lo que nunca he sido, haz de mí el haz estelar a tu veloz cruzar de mi cielo, haz parar eterno el tiempo fugaz del que disponemos, como a cada despedida con dulces besos... Haz de mí alguien feliz, haz de mí lo que quieras, porque querer seguir cerca de ti es mi anhelo, y mi deseo, porque si con ello desato esas nada disimuladas sonrisas tuyas, provocarás en mi rostro el mismo gesto. Haz que no pueda olvidar en ningún momento ese lindo mar que tienes por ojos, haz que las estrellas invisibles de Madrid se iluminen cada noche cuando me miras, haz que siga deseando seguir sintiéndome así.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Dedicado

DEDICADO

A los que mueven el mundo,
A los duros y valientes,
A los que gobiernan sus vidas,
A todos ellos, no, a vosotros no.

A ti, vagabundo de propinas del cariño,
Que mendigas cada día, caricias gratuitas.
A ti, triste testigo de bodas ajenas
Que lloras al mirar de envidia e impotencia.

A ti, que lamentas las ilusiones perdidas,
Que eras sueños, que desprendías vida
Hoy, alma de ensoñación dormida
Desvelas tus noches, y suspiras, esperas, suspiras.

A ti, que reconoces lo que digo,
Te lo dedico. Tómalo es tuyo.
A ti, que miras con ojos de difunto,
A ti, te dedico cada uno de mis gritos.

A ti, que te lo dedico:

No me consideres nunca más,
Uno de los tuyos.

martes, 8 de marzo de 2011

y Tú me preguntas por qué no puedes ser como yo

No puedes y no, no me pidas un por qué, o tendré que decir alto, claro y bien:


porque eres inteligente, aromonía en estaro puro, alegría, poseedora de actitudes que me complementan, diosa de encantos y dominadora de las artes musicales, eres el esplendor al que admiro y la voz que deseo escuchar antes de dormir y nada más despertar... por eso tú no puedes...
 no prefieres ser mi sueño, mi princesa, mi halo, mi suspiro más profundo, mi eterno anhelo, mi tortura de esencia cuando me faltas, mi ansiado deseo, mi camino, mi agua y mi desierto, mi pez y mi compañero de desvelos, mi almíbar y fruto de pasiones ocultas, mi guardiana de secretos, mi arma y mi escudo de empeños, mi ser, mi tú y mi yo, mi dos y tres y cuatro pies andando al ritmo de tu violonchelo,
 mi cielo y mi suelo, mi sendero, mi trepar de cuerda, mi nado y mi buceo, mi respirar y mi ahogo cuando no te veo, mis pies al empujar en la pared tras cada volteo, mi gorro y gafas, y bañador con que tapo mis remendejos, mi lija y mi tercipelo, mi piel y mi ropa, mi sin ropa y sin piel cuando nos vemos... mi ser y no ser cuando medito en silencio... mi no beber y ni fumar y yo qué sé qué más
 por no querer, más que ser tu endeble sueño de papel en el que dibujar un sin querer, un querer un por doquier ser tus notas en partituras de tonos sepia y tonos y barítonos, de tocar con tus dedos melodías, de tus cuerdas de quererme tanto y tan bien...

sábado, 5 de marzo de 2011

Y llegó

Desde el momento en que realizó su triunfal entrada en mi existencia desde el balcón de mis ojos, mi cuerpo se estremeció por completo, Sostuve mis pensamientos a la barandilla de la cordura y retuve con todas mis fuerzas la imperiosa necesidad de desbordar mis deseos… Contuve el aire cada vez que pasaba a mi vera, saboreando su delicado aroma, a caricias de pétalo de rosa.

Y llegó ella, y con ella,
La dulzura,
La delicadeza,
La ternura,
La belleza,
La cordura,
La nobleza,
La locura,
La proeza,
La cultura,
La sutileza,
Su figura,
Su pureza,
Y llegó ella, y con ella,
Volvió a brotar en mi
La alegría,
La inocencia,
Y llegó ella, abrazando mis poemas.

jueves, 3 de marzo de 2011

¿Se puede saber que está pasando?

¿Se puede saber qué está pasando? Todo truena y se tambalea, No recuerdo bien cuando se agitó el mundo así por última vez. No importa, ahora en sí no cuenta el recordarlo, basta con sobrevivir al invierno a frío, al pasado, al fruto del verano, a este vil tornado que nos cimbrea a todos, nos eleva, retuerce y agita cuán frenesí desbocado, haciendo bizquear las almas de los que en sí mismos quedaron encerrados ¿qué nos está pasando? No hay dolor, pena, amargura, acidez, tristeza, melancolía inmunda, asperezas, torceduras, meteduras de pata, bajezas, tontunas, colores oscuros, obtusos pensamientos, descabelladas ideas, obscuros deseos, no, no nos queda nada de ésto. Todo se torna calma, el tornado deposita las almas torcidas que arrastró a su deriva, levemente, cuan madre a su bebe dormido en su cuna, en aguas tranquilas, ya por fin, duermen muchas mentes perdidas, ya... ya somos dos: La noche y el día.

Repostería

Siempre atiendo a tus lecciones de repostería, porque aunque tú no lo sepas, ya preparas recetas de trufas, mousse y magdalenas, cada vez que me miras…
Sin duda, rellenar de piropos con dulce crema, va siendo tu especialidad. Besar merengue por mi pelo y untarnos en mantequilla, leche condensada y siropes de colores, con cada abrazo,cuan está prepando tortitas.
Mas… por mucho, mucho, mucho que te guste el chocolate, tus besos son siempre para mí, de caramelo.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Preludio de lo que fui, de lo que seré (VI)

Frases sin enmarco claro para un poema...


Y viniendo de tus labios, cada palabra sabe a beso...


Y ella dijo: Por muy larga que sea la noche, el amanecer llegará.

Constando expuse: Muy cierto, disfrutemos pues de lunas completas, miradas reflejadas en las ventanas recelosas del día, disfrutemos de las divagaciones, de los versos del poeta en plena noche, que duerman los demás, ya se despertarán por nuestras voces o por el cimbreante alba, con sus tonos de mil colores, que desvelan a los madrugadores, y adormecen a los perezosos más constantes







Hoy pu
edo morir, pero eso no me preocupa, siempre sabrás que te conocí antes...









Preludio de lo que fui, de lo que seré (V)

Hoy, no soy quién para referirme a ti con poesía. Todas los dotes de composición, templanza, empatía y color han sido puestos en tus palabras. Hoy no soy nada más que dudas, como tus ojos al mirar lo que escribo. Quién tuviera la valía necesaria para darle aun más sabor a tus labios, más brillo a tus ojos, y más ternura a tus manos, quién perdiera la compostura, avergonzado ante tal escultura de la madre natura, quién, con incapaz solvencia de palabras, provocara un ligero atisbo de rubor en tus rosadas mejillas, quién pondría color a tu blanca, suave y cálida tez...

Que nada genere en ti amargas tristezas... lejos, muy lejos dejaremos juntos a las desesperanzas... Demos vuelta de página a los abruptos recuerdos, pongámonos en marcha, viajemos hacia nosotros, mirémonos, primero tú, a mí, luego yo, a ti, siempre el uno al otro, sonrisas, alegrías futuras, emoción y pálpitos de súbita impaciencia... palabras para no olvidar, para recordar, para recordarnos. Siempre cerca, todavía lejos, esta noche, como muchas otras, mis pies tienden a mirar en dirección al mar, desde donde mi mente y mis deseos sólo en ti piensan, se entretienen, cimbrean en la oscuridad, a tientas, mirándole por detrás de la mirada de tu luna, deseando que mi ser inunde en besos tus abrazos.

lunes, 28 de febrero de 2011

Preludio de lo que fui, de lo que seré (IV)

Pontevedra, Pontemuños, Vigo, Galicia y Natación

Me dejaron igual que iba, solo que ahora soy más desilusión, más melancolía, más traidor.

Ahora las punzadas dejaron de intercalarse a cada latir de mi corazón, ahora, sólo es punzada continúa, llana y rígida, sin sangre, sin rabia, sin pena ni dolor...

Preludio de lo que fui, de lo que seré (III)

Ya se echó a perder, se dejó de importar…
Se dejó en cada nuevo paso todo su caminar,
sigue mirando su cuchara con dos gotas,
sin querer dejarlo caer, por caer de manera tonta.
Ahora, levantar es toda una odisea,
se complican de cada ámbito todas las cosas, por ahora.
Sopesar lo que está mal o está bien,
se queda en un segundo lugar.
Todo pende de mirar el hilo
que sujeta cada amanecer.
Tiembla al no encontrar nada que supla su sed,
para hacer barro de la arena de su paladar,
para no morir ahogado siendo pez.

Prueba a fabricar nuevos barcos de papel,
y no desiste, una y otra vez,
tras verlos hundir en el bote de su miel;
sólo él es capaz de chocar en el desierto con la pared.
Se deja mirar, se deja tocar,
pero sabe que no se puede vender.
Hoy por más que mira al alquitrán de sus pies,
vuelve a llorar lágrimas de vejez,
hoy, ya no son los pasados veintitrés…
Hoy, no son más que volver.
Volver al horizonte de su ser,
retomar la rutina, con o sin pesadez,
hoy, que no despiertan, los demás ya duermen,
incluso ahí, no existe el lujo de sonreír otra vez.

sábado, 26 de febrero de 2011

Preludio de lo que fui, de lo que seré (II)

Por si no lo sabes,
te diré que de todas las decisiones que tomamos,
lo que más duele,
no es comerlas, ni tragarlas,
sino tener que defecarlas
cuando la realidad te cubre el culo de almorranas…

Preludio de lo que fui, de lo que seré (I)

Casiarturo

Casi siempre presumí,
Casi nunca te mentí,
Casi todo era mejor junto a ti
Casi nada queda ya aquí
Casi puedo dejarme morir
Casi, fui feliz,
Siempre, casi.