domingo, 31 de julio de 2011

Hoy me infiltro entre poetas



Si el poema se torciera prosa,
¿dejaría de ser poesía o poema?
Perdería su rítmico dibujo,
su trazo sonoro de versar.

Torcería el sentido de la lectura
y las miradas tornadas que lo leerían.
No sé de amor, de mar, de locuras...
ni relato las curvas de la vida.

Pues disculpen mi presencia,
Mi personarme aquí y ahora, mi osadía
No soy poeta de bonitas rimas,
ni de versos, ni poesía mira que linda.

No sé volar, ni apenas andar,
no soy agua, ni sol, ni tierra.
No sé ser modesto, siquiera
Y no voy a excusarme, 

Sin ser poeta, 
sí sé que es amor y tristeza, 
soledad y comparsa
y lo poco que nos queda,
un puñado de recuerdos,
otro de olvidos y penas.