miércoles, 28 de diciembre de 2011

28

Es absurdo. No hay bromas.
No río y contengo el lloro.
No hay rabia. No grito
Y absorbo silencios
En bocanadas bajo cero.
No puedo.
No vivo. No muero.
Ni ganas de ambos.
Sostengo en el limbo
El equilibrio de lo cuerdo.
No quiero.
Mantengo el paso ligero,
Pocos se detuvieron.
Menos continúan ajenos.
Vi un gato llorar en mi regazo.
Para abandonarlo de nuevo
Al frío invierno.
Alguno miró de lejos.
Fue mi particular broma
En un veintiocho sin gracia.
De diciembre. De sueño.
No hay música en el metro.
Hoy es invierno.
Sin haber amanecido.
Al atardecer será otro
Otro inverno. Otro nuevo.
Otro momento.
Ya anocheciendo.
Danzaré en silencio
La melodía de estar atento.
A cada nota de violonchelo.
Aun mantengo el 28 en silencio.