viernes, 16 de marzo de 2012

Caminando en Tercetos



El mundo yace en mi cama.
Tenue, leve, mínimo
Mantiene su calma.

Pocos en estos días,
Hayan o buscan la pluma
Que da vida a las palabras.

Lúgubre y sombría,
Prevalecen las brumas
De incertidumbres tardías

Penares y sopesares
Arrastran a automatías
A soñar con lejanos lugares.

Páramos de consuelo
Vislumbrar amagos de sonrisas
En rostros de lo ajeno.

Mis enérgicas pisadas
Diluídas en ciudad
Repican orquestadas

Camuflando la obviedad
Desvariada de destino,
Afinación e intensidad...

Ahora que marchais
iré al revés de lo demás,
Sonreiré y lo veréis:

El mundo yace en mi cama.
una vez más.
Cerquita de mi alma.