lunes, 14 de marzo de 2011

Probando a no dormir otra noche más...


Si deseo improvisar, componer, escribir, no necesito más que tu recuerdo. Colocar en orden correcto palabras formando con cuidado estos sencillos versos. Si bien, una vez leídos, resultara difícil verlos, puedes desear escucharlos directamente de mis labios para apagarlos con tus deliciosos besos. Haz de mí lo que nunca he sido, haz de mí el haz estelar a tu veloz cruzar de mi cielo, haz parar eterno el tiempo fugaz del que disponemos, como a cada despedida con dulces besos... Haz de mí alguien feliz, haz de mí lo que quieras, porque querer seguir cerca de ti es mi anhelo, y mi deseo, porque si con ello desato esas nada disimuladas sonrisas tuyas, provocarás en mi rostro el mismo gesto. Haz que no pueda olvidar en ningún momento ese lindo mar que tienes por ojos, haz que las estrellas invisibles de Madrid se iluminen cada noche cuando me miras, haz que siga deseando seguir sintiéndome así.