lunes, 21 de marzo de 2011

YA ES PRIMAVERA


Hoy, en un nublado día soleado,
vi caer tal que hojas amarillas
en otoños lluviosos ya pasados,
Pétalos de neófitas orquídeas.
Diminutas corcheas blanquecinas
Dulces y tiernas, se desprenden
cuan diente de león mecido por la brisa,
interpretando leves partituras.
Se amparan en el viento, seducen,
hechizan a los escasos paseantes,
y éstos, responden
con alegres mustias indiferencias
de impasibles e inaccesibles sonrisas.
Hoy comí primavera en mis rodillas,
senté el sosiego y la empatía en cada una,
murmuré en sus oídos mis mejores premisas
recite bajito versos de improviso,
los regalé, con delicadeza,
busqué entonar con melodía,
en mi soledad del banco del mismo parque,
mustio y simple de mediodía,
conversando ausencias,
mientras mi bocata espera
en el banco arrecostado
a que termine este poema,
acaricio con mi rostro
los pétalos de seda
es placentero, reconforta
obviando nubes, sol y letanía;
ahí los dejé, abandonados
tras regalar mi hora de descanso
a la despedida de las flores
que cedieron sus primeros pétalos
al entrapado poeta hambriento
de bocata, de primavera y reversos
en el día mundial de la poesía.