jueves, 22 de septiembre de 2011

Basta de ganar

Regala el momento que me das,
Pon en venta mis sabores otra vez.
Envaina mis armas para amar
Dones y virtudes puestos en alquiler.

Quédate las amarguras, las penas,
Apóyalas en la esquina de perder.
Dosifica tu seseo de vil culebra.
Brinda tu veneno a otro rehén.

Mantente firme sin coger riendas,
Pierde de los estribos tus pies,
Galopa sin control ni conciencia.
Disfruta del viento y cae después.

A los que no vendrán, tus heridas
No importarán, no te van a socorrer.
Tu dolida alma vaga sin contienda
Sangra, llora, sola, solo sigue.

Destruye los momentos de sonrisa,
Quema los recuerdos del querer,
Abraza segundos de mi no estar,
Besa la amargura que desprenden.

Ya no sé luchar, ya quedé bien atrás.
Cambian los tonos de mi piel,
Empieza a arder en fatuas llamas,
No más fuego en lágrimas de pez.

Y nada es ya bondad o maldad,
Odio y amor, luchar y perder,
O ignorarme una vez más. Ya
Está bien de no ganar, ¿y perder?

Basta de competir, vencer, vitorear,
Los nombres de quiénes no amé.
Harta de no saberme en los demás
Aquel que te quiso sin querer.

Dudo que tenerte sea triunfar
Quiero perder de una vez.